Alicia Collado ante la estafa de los amarres

Los amarres de amor son sin duda uno de los hechizos que más utilizan los videntes o santeros. Estos buscan dar solución a cualquier problema que pueda llegar a tener la persona en el amor. Estos hechizos en la mayoría de los casos suelen ser muy efectivos, siempre y cuando sean realizados por un vidente profesional.

Sin embargo, esto no siempre es así y pueden a llegar a haber complicaciones que harán que tengas una mala experiencia. Hoy hablaremos sobre los amarres, las estafas y como puedes evitarlas.

¿Qué es un amarre de amor y como funciona?

Los amarres de amor son unos hechizos que se realizan con la finalidad de amarrar o atraer a esa persona que amas a tu lado. Por lo general, estos hechizos son sumamente poderosos y tienen una muy alta tasa de efectividad.

Sin embargo, este hechizo no funciona de la forma en la que la mayoría de personas cree. Un amarre no obliga a la otra persona a amarte y a estar a tu lado, este hechizo no tiene esa capacidad. Funciona más bien como un catalizador que hace que un sentimiento preexistente crezca hasta el punto en el que esa persona no pueda vivir sin ti.

En este sentido tenemos que para que un amarre de amor funcione correctamente es necesario que exista un sentimiento o una «conexión» entre ambas personas. Si este factor no está, lo más probable es que el hechizo termine por fallar y no consigas los resultados que esperas.

Además, otro factor que incide en la eficacia de un amarre de amor es la experiencia de la persona que lo realice. Si bien es cierto que puedes realizar un amarre por ti mismo dado que son hechizos muy sencillos, la experiencia es un factor clave. Un vidente profesional cuenta con una amplia experiencia y por su puesto, sus dones le otorgan un poder adicional. Esto hará la diferencia entre el éxito y el fracaso, en este sentido tenemos que la mejor opción es acudir con un vidente profesional que realice el amarre por ti.

Las estafas en el mundo de los amarres

Los amarres son uno de los hechizos más populares que suelen realizar los videntes y santeros. Es un hechizo bastante poderoso y que en la mayoría de los casos resulta efectivo. Sin embargo, al igual que en gran parte de las artes esotéricas, el reciente crecimiento en la cantidad de estafas ha hecho que muchas personas tengan miedo de realizar estos rituales.

Esto sin lugar a dudas ha hecho mucho daño a los videntes profesionales que tienen que lidiar con comentarios negativos de personas que han sido estafadas. Es por ello que estos videntes profesionales se han dado a la tarea de alertar a sus clientes de estas estafas para intentar ayudarles.

Grandes y reconocidos videntes no solo de España sino del mundo han alzado su voz en contra de las estadas. De hecho, hay videntes que han hecho grandes esfuerzos para informar a sus clientes y a todo el publico en general de estas estafas.

Por ejemplo, Alicia Collado ante la estafa de los amarres ha comentado muchas veces tanto en sus redes como en los medios formas en las que pueden reconocer a los estafadores. Entre algunos de sus consejos están los siguientes:

Acude con videntes reconocidos: los videntes reconocidos y con buena reputación te podrán garantizar resultados excelentes con los cuales puedes estar satisfecho. Además, tendrás la completa seguridad de que no van a estafarte. Así que realizar amarres con videntes profesionales hará que tu inversión valga.

Muchas veces, lo barato sale caro: una de las maniobras que utilizan los estafadores para captar clientes es la de ofrecer los servicios a precios más económicos que los de un vidente real. De esta forma, las personas que están en la búsqueda de videntes y no cuentan con la experiencia necesaria, terminan cayendo en sus manos, ya que creen haber encontrado una buena oferta.

Nunca pagues por adelantado: un vidente profesional nunca te pedirá el pago por adelantado, ni siquiera una parte para la cita. Es por ello que si el vidente te pide dinero por adelantado, debes tener mucho cuidado porque puede ser un claro símbolo de que es un estafador.